¿En que punto de tu proceso te encuentras?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Durante una sesión de terapia, suele suceder que gracias a las preguntas formuladas por el terapeuta, encontremos ese escoyo en nuestro camino que nos está limitando.
Pero el hecho de saberlo o tener ahora conciencia de ello, no significa que vaya a resolverse por sí sólo.
El cambio puede ser inmediato, pero el progreso es paulatino, requiere de acción para ejecutarlo y de paciencia para poder dar espacio a esa transformación.
Y sobre todo, requiere de compromiso. La motivación es la llama que enciende la mecha,, pero para conseguir cualquier resultado hace falta sobre todo constancia y disciplina.
Es en ese punto dónde muchos abandonan. He detectado que esa última palabra (disciplina) es la que a veces genera las resistencias por asociarse a esfuerzo, restricción e incluso dolor (antaño la disciplina se imponía a base de castigo). Y no hay más que mirar el significado del diccionario para justificar dichas resistencias.
Por esa razón, hay que ser exquisito en el uso del lenguaje, por el impacto que las palabras producen en nuestro cerebro.
Éstas crean nuestra realidad por asociación a la experiencia vivida, ya que es a través del lenguaje que le damos un significado al hecho en sí.
Te invito a que hagas la prueba de estar atento un día entero a la escucha activa y ver que impacto producen en ti las palabras emitidas en tu entrono cotidiano. Si quieres luego, nos lo cuentas.

No Comments

Post A Comment